jueves, 26 de julio de 2012

FINCHER 0 - ESPAÑA 1

En 2010 todo el mundo flipaba cuando se les informaba de que en La Red Social, una peli aparentemente limpia de efectos especiales y virguerías de CGI (algo a lo que David Fincher nos tenía muy acostumbrados), los actores que interpretaban a los gemelos Winklevoss en realidad eran uno solo, y que todas las escenas en las que aparecían los dos hermanos eran el resultado de un trabajo de refinería informática. La tecnología más avanzada del mundo estaba trabajando para crear la ilusión de que había dos actores idénticos en lugar de uno, moviéndose por la pantalla como si nada, y que absolutamente nadie se planteara que eso pudiese ser mentira.
Aquí podéis ver el making of del asunto, por si tenéis curiosidad.

Hasta que ayer vi Vaya par de gemelos, de 1977, en la que descubrí que, como siempre, España se había avanzado a la jugada y que nunca tendremos nada que envidiar de los americanos. ¡DOBLE PACO MARTÍNEZ SORIA, TAL CUAL! ¡Eso sí es fantasía, y no el Fincher ese de marras!

¡OLÉ ESE DON PACO GUAPO, SÍ SEÑOR! ¡Español y pionero!

Aquí os engancho la peli entera, por si os animáis a pasar un buen rato:
 

miércoles, 18 de julio de 2012

MI RELACIÓN CON ESPAÑA

Acabo de encontrar un vídeo que resume perfectamente en 30 segundos lo que siento por España. Todo lo que amo y a la vez todo lo que odio del concepto de España. Lo que me apasiona y a la vez me repulsa. La España abierta al extranjero y a la vez cerrada sobre sí misma, un sentimiento bipolarmente delicioso.
 

La perversión de tomarle el pelo al foráneo con la fórmula más paleta y la risa loca de viejo pirata como consecuencia. Repugnancia y a la vez admiración absoluta. Esa seguridad española de que "ya me podrás venir con mil filigranas que al final lo más básico es lo que funciona" es algo que me fascina porque ya podrán pasar siglos y milenios, y todavía nadie habrá podido negarlo.
Al verlo he pensado "buf, vaya cutrada, madre mía... no sé ni porqué he pinchado...", luego he dejado un par de segundos la cabeza en blanco, y al final me he reído, joder, es una buena broma en realidad. Me ha salido España. ¡Olé!

domingo, 15 de julio de 2012